Inicio



*** Del Carbono al Silicio ***
¿Proceso de la evolución humana?


 

La vida en nuestro planeta se basa en el Carbono, siendo éste la columna vertebral de la biología.

Sin embargo, por parte de la ciencia y también desde otras áreas humanas, se ha especulado que la vida extraterrestre podría tener una base química completamente diferente a la basada en el Carbono. Y una de las opciones es el Silicio.

El Carbono y el Silicio son químicamente muy similares, ya que los átomos de ambos elementos pueden formar enlaces covalentes con hasta otros cuatro átomos simultáneamente. Ambos ocupan, en la Tabla Periódica de los elementos químicos, el mismo lugar, pero de niveles diferentes (el Silicio contiguo al Carbono) por tener los mismos electrones en su primera capa (dos) y en la última (cuatro), si bien el Silicio ha "completado" su capa intermedia, la 2ª, por lo que podemos considerarlo "más evolucionado" que el Carbono:

 

 

 

Sus moléculas son tan parecidas que sería posible construir toda un química paralela. Sin embargo, presenta importantes inconvenientes. Por ejemplo, los enlaces Carbono-Oxígeno (como por ejemplo el CO2) se pueden hacer y deshacer, pero los enlaces del Oxígeno con el Silicio (SiO2) son eternos, lo que limita considerablemente su capacidad para ser la base de la vida.

Por otra parte, el Silicio, tras el Oxígeno, es el segundo elemento más común en la corteza terrestre, y es uno de los elementos más comunes en el universo. Por ejemplo, el Silicio representa casi el 30 por ciento de la masa de la corteza terrestre. Ahí tenemos la arena de los desiertos: está compuesta de Sílice, un mineral formado por Silicio y Oxígeno. La Sílice cristalina puede presentarse en varias formas, el Cuarzo es la más común.

La afinidad entre Silicio y Oxígeno es tal, que ese enlace químico se considera el más fuerte en la naturaleza. La separación Silicio-Oxígeno demanda cantidades muy grandes de energía. Pero ¿y por qué o para qué separarlos? Solamente así se han podido aprovechar las propiedades del Silicio en dos ramas tecnológicas fundamentales en nuestra era: los dispositivos electrónicos y las celdas solares. Para que el silicio tenga la capacidad de conducir la corriente o transformar la energía solar en eléctrica, debe estar separado del oxígeno, pero debe de contar con gran pureza.

El Silicio es aproximadamente 150 veces más abundante que el Carbono en la corteza terrestre. Ocupa el 8º lugar de elementos más abundantes en la Vía Láctea. No aparece como un elemento puro en la naturaleza; se encuentra presente en forma de: polvos, arenas, en varias formas de Silicatos, como el Dióxido de Silicio SiO2 (Sílice, Cuarzo). El noventa por ciento de la corteza terrestre está formada de minerales tipo Silicatos.

Si bien es cierto que la vida en la Tierra es capaz de manipular químicamente el Silicio (las diatomeas incorporan dióxido de Silicio en sus esqueletos), no se conocen casos en los cuales la vida en la Tierra combinara el Silicio y el Carbono en moléculas. No obstante, en laboratorio se han logrado compuestos de organo-Silicio diferentes, que contienen enlaces covalentes entre átomos de Carbono y de Silicio, una de las propiedades tanto del Carbono como del Silicio (enlaces covalentes).

De momento no se han encontrado pruebas que sugieran que exista o haya existido una biología basada en el silicio; ni tan siquiera de productos prebióticos de este elemento. Ni aquí, ni en meteoritos, cometas, el medio interestelar o las atmósferas de los planetas gigantes. En todos esos lugares hay Óxidos de Silicio, pero no sustancias que puedan considerarse algo así como las precursoras de una bioquímica del Silicio. Esto no significa que no exista en algún enclave y que, de algún modo, como indican algunos investigadores, hayan prosperado seres vivos basados en él.

 

A pesar de todos estos comentarios sobre la dificultad del Silicio para la vida orgánica en el modo de Moléculas, lo cierto es que el Silicio tiene importante papel en nuestro Organismo.

Es fundamental en la formación de todos nuestros tejidos, tanto la epidermis, como los músculos y los huesos, sobre todo en los tejidos conectivos como uñas, cartílagos y tendones, ayudando a mantener la resistencia, elasticidad y fuerza de los mismos.

Está implicado en procesos regenerativos a través de la producción de colágeno reparador y de otras moléculas básicas como la elastina. Las plantas usan al Silicio para reforzar las paredes celulares, por lo que lo encontramos con mayor facilidad en la piel o parte externa de las plantas (en los Cereales es la cutícula o salvado).

En su condición de Óxido de Silicio puede producir Silicosis: unas cicatrices en los alvéolos pulmonares que impiden que el Oxígeno llegue a la sangre. La Silicosis tiende a dificultar la respiración. Ocurre en los lugares donde se perforan paredes de Silicatos, donde pueden inhalarse emanaciones de polvo de Sílice. Pero estamos hablando con esto del Silicio en su modo "inorgánico", bien diferente a cuando lo usamos directamente de los Vegetales.

Por su tendencia a combinarse con el Oxígeno, que endurece al Silicio, no resulta oportuno utilizar en la misma ingesta o preparación alimentos Cítricos, ricos en Oxígeno, muy buenos para estimular la función respiratoria, pero no para aprovechar el contenido de Silicio. En esto ocurre igual que en las uniones de Hidratos de Carbono con sustancias ácidas (como el vinagre y los propios cítricos), que endurecen el Carbohidrato y dificultan su metabolismo.

Donde más abunda el Silicio es en las Verduras, de contenido mineral más generalmente alcalino. Pero al hallarse especialmente en los elementos "fibrosos", hacia los que el sistema digestivo humano no es el más indicado, como sí lo es el de las aves (por su fuerza gástrica) y el de los "rumiantes" (por su forma de "tratarlos"), la manera de poder sacarle provecho al contenido de Silicio que tengan los que ingiramos es en base a la "consciente prolongada insalivación" que hagamos, al tiempo de una concienzuda masticación.

La acción de "Masticación-Insalivación" es algo que está fuera de los hábitos ordinarios humanos, muy tendentes a la ingesta de alimentos Proteínicos, que no precisan de la Saliva, ya que los metaboliza el Ácido Clorhídrico de secreción estomacal, de cualidad contraria a la Saliva.

Pero si tenemos en cuenta que la Evolución Humana precisa de trascender la nutrición del Nitrógeno combinado con el Carbono, base de los Aminoácidos constituyentes de lo Proteínico, haciendo mayor uso del Nitrógeno molecular atmosférico, existente en altísimo porcentaje en la Tierra, el tránsito Evolutivo debe pasar por el cambio de tipo de ingesta alimentaria. Con el Nitrógeno orgánico (el de las proteínas) nutrimos nuestra condición Corporal, mas con el Nitrógeno libre a través de la Respiración, nutrimos la Consciencia, que es lo que caracterizará la siguiente condición genérica Humana.

Por tanto, si buscamos añadir a nuestro organismo mayor índice de intervención del Silicio, lo primero será el cambio nutricional mencionado, enfocándonos a los Carbohidratos y apartando lo Proteínico, a pesar de lo mucho que se defiende "lo contrario" en las Redes informativas actuales (y desde hace años, por la clara tendencia al Materialismo que rige los órdenes sociales).

Con una amplia insalivación y gracias a la cantidad de Hidrógeno que contiene la Saliva (por su porcentaje en Agua) y por las características de las secreciones de las glándulas salivares, integrantes del Sistema Inmunológico y responsables de la dinámica linfática, vamos haciendo posible que el Silicio haga lo propio que en lo orgánico conocemos del Carbono, es decir, posibilitando enlaces múltiples de Si con H:

 


 

¿Hasta qué punto ocurre, con lo que he ido describiendo de la manera de ingerir Silicio, el cambio en nuestra estructuras celulares orgánicas? No es algo que pueda mostrar fisiológicamente, pero sí me consta del aumento y amplitud de Consciencia que se origina, que es en definitiva el fin que se plantea cuando en las Redes se habla de la Evolución Humana en base a la consideración del Silicio.

Lo que sí tengo también claro es que… el Carbono en su expresión más llana de la Naturaleza es la Madera, el Árbol, mientras que la del Silicio es el Cristal, el Cuarzo. Y llevando ambos a las actitudes y comportamientos humanos, el Carbono sería lo "Opaco" y el Silicio la "Transparencia", que en definitiva es lo que caracteriza a las Dimensiones que se vienen considerando, la Tercera por un lado, y la Quinta por otro.

Una vez optemos por dicho cambio de inercia alimentaria y hábito de ingesta (masticar y ensalivar), es oportuno conocer la Planta más rica en contenido de Silicio. Es ésta la Cola de Caballo. Habitualmente se le usa en decocción (hervor de pocos minutos), para que "suelte" su contenido en Sílice. Pero con el hábito de la insalivación persistente y ausencia de elementos ácidos, carbonatados y alcohol, podemos molerla en molinillo de los de café que posibilite dejarla como polvo (es preciso que las cuchillas del molinillo estén situadas muy a ras de la base de molienda), y añadirla a lo que vayamos a ingerir de tal manera. Son oportuna las "cremas" de verduras.

En el mercado ofrecen mucha diversidad de Cola de Caballo, especialmente en forma de "cápsulas" (también jarabes), que además contienen elementos químicos no oportunos. Las cápsulas apenas contienen de la planta, aparte de resultar carísimas en comparación con lo que podemos tener a partir de la planta (parte verde aérea) si la compramos en bolsas de 50 gramos (por 1 €) o envases de 1 Kg (por 12 €).

 

 


 

** SUBIR **

 

(actualizada 1 octubre 2021)